¿Por qué definir HCI con vSAN de VMware

Antes de hablar de HCI primero entendamos la infraestructura clásica donde tenemos 3 capas distintas: cómputo con servidores o blades, almacenamiento externo, que son nuestros arreglos SAN o NAS clásicos y luego el hardware de red específico, que puede ser canal de fibra y/o redes IP.

Esta infraestructura es especialmente diseñada por capaz, por lo que sus costos son elevados. El almacenamiento tradicional generalmente se compra en incrementos de varios años, todo por adelantado, lo que inmoviliza el capital que podría usarse para otros proyectos.

Las grandes inversiones iniciales impulsan procesos de toma de decisiones más prolongados, lo que inmoviliza recursos en la planificación, presentaciones y más actividades de adquisición durante meses. Las renovaciones de mantenimiento suelen aumentar después de tres años, lo que aumenta aún más los costos.

La gestión de la arquitectura es compleja. Requiere especialistas en cada capa, con herramientas propietarias para cómputo, almacenamiento y redes. Los especialistas asignan el almacenamiento y administran los LUN manualmente; no es raro que un arreglo tarde de 2 a 3 semanas o más en asignarse.

Y es por esto, por lo que el almacenamiento tradicional es inflexible y costoso de escalar. Desde el punto de vista operativo, el almacenamiento tradicional se basa en tareas muy manuales para realizar cambios.

Por ejemplo, la modificación de los niveles de servicio o las configuraciones de la carga de trabajo, una operación frecuente, puede ser muy disruptiva y requiere una planificación significativa antes de la ejecución.
En resumen, estas arquitecturas tradicionales de tres niveles presentan estas problemáticas:

  1. Toma hasta seis meses para adquirirlas
  2. Requiere un 80 % más de tiempo de aprovisionamiento
  3. Genera un 71 % más de tiempo dedicado a administrar las operaciones en curso
  4. Son incompatibles con las nubes públicas.

La modernización de la infraestructura suele ser un proceso lento, complicado y agotador. Sin embargo, no tiene por qué ser así. Hoy en día, cada vez más organizaciones recurren a la infraestructura hiperconvergente (HCI) como una forma rápida, sencilla y rentable de cambiar a operaciones de TI centradas en la nube y altamente eficientes en todos los entornos.

HCI proporciona una base flexible y rentable para soportar aplicaciones fundamentales, aplicaciones modernas, implementaciones en el edge, nube híbrida y recuperación ante desastres. A fin de seguir siendo competitivo hoy en día, se necesita una infraestructura que permita a su organización crear y ejecutar aplicaciones en función de la velocidad del negocio. Al mismo tiempo, se le pide que haga más cosas con menos recursos. Parece imposible, pero, con una infraestructura hiperconvergente (HCI), no lo es.

La infraestructura hiperconvergente (HCI): es un sistema unificado y definido por software que reúne todos los elementos de un centro de datos tradicional: almacenamiento, recursos informáticos, red y gestión. En ese sentido, la plataforma hiperconvergente de VMware consta de cuatro componentes de software perfectamente integrados:

Funciones de gestión avanzadas, incluida la automatización, con vRealize Cloud Management.

  1. Virtualización del almacenamiento con VSAN.
  2. Virtualización de los recursos informáticos con VSphere.
  3. Virtualización de la red con NSX.

Por qué las organizaciones están pasando de la arquitectura tradicional de tres niveles a la HCI.

En mi experiencia he escuchado a los responsables de la toma de decisiones de TI que mencionan los motivos principales para pasar de la arquitectura tradicional de tres niveles a la HCI, hay dos detalles que destacan: la nube híbrida y la agilidad.

En primer lugar, las organizaciones quieren aprovechar la flexibilidad de la HCI para disfrutar de una nube verdaderamente híbrida: una infraestructura y operaciones coherentes para gestionar aplicaciones basadas tanto en máquinas virtuales como en contenedores en una combinación de entornos públicos, perimetrales y de centro de datos privado.

También quieren poder sacar partido a las tecnologías más recientes que proporcionan agilidad para aumentar el rendimiento de las aplicaciones y a la vez que aprovechar al máximo sus inversiones en infraestructura actuales. La HCI cumple las necesidades de rendimiento de las aplicaciones exigentes, mientras que las implementaciones locales se adecuan a los requisitos de seguridad y conformidad de muchas organizaciones.

Las cinco razones principales por las que las organizaciones están pasando de la arquitectura tradicional a la HCI:

  1. Nube híbrida para cubrir la necesidad de infraestructura y operaciones coherentes en diferentes nubes.
  2. Mayor agilidad para aumentar el rendimiento sin realizar cambios significativos en la infraestructura.
  3. Reducir los gastos operativos con una solución de hardware y software estrechamente integrada. Invertir menos en capital mediante una arquitectura de escalabilidad tanto vertical como horizontal con servidores x86 estándar del sector.
  4. Operaciones simplificadas para acelerar la configuración, la implementación y el mantenimiento continuo con los flujos de trabajo sencillos y el alto grado de automatización que ofrece la HCI.
  5. Plataforma unificada que puedan consolidar las máquinas virtuales tradicionales con microservicios y aplicaciones basadas en contenedores en una misma plataforma.

¿Por qué el cliente debe elegir la solución HCI de VMware?

Porque entendemos que se necesita flexibilidad para satisfacer las necesidades específicas de su centro de datos. Por este motivo, VMware ofrece cinco veces más opciones de hardware que cualquier otro proveedor de HCI, a través de los 15 principales fabricantes de equipos originales, así como la gama más amplia de opciones de implementación del mercado. Además, nuestro gran ecosistema de partners tecnológicos y de software ofrecen funcionalidad y compatibilidad mejoradas a fin de satisfacer los requisitos de su infraestructura ampliada.

¿Qué factores se deben tener en cuenta en un proyecto de HCI?

En el momento de dimensionar un proyecto de HCI, es importante tener claro la ubicación: en la nube pública o de forma local. En el caso de que sea “on-premise”, el siguiente paso es elegir con qué proveedor de hardware del mercado vamos a trabajar. Como mencioné, existen actualmente 15 fabricantes de equipos originales que están certificados para trabajar con las soluciones HCI de VMware.

También existen opciones de implementación de “HCI como servicio” para ejecutar las cargas de trabajo en la nube pública como AWS, Oracle, Google Cloud, entre otras. En este escenario, no es necesario elegir un vendor de hardware, sino dimensionar las cargas de trabajo a ejecutar para aprovisionar correctamente los recursos.

VMware HCI le brinda el poder de la nube:

  • Ofrece hasta un 73% de reducción en OPEX
  • Proporciona un ROI del 259 %
  • Requiere un 51 % menos de tiempo para tareas comunes de almacenamiento
  • Se ejecuta en cualquier entorno: distribuido, centro de datos central y nube pública
  • Admite cualquier aplicación
  • Se escala de forma rápida y flexible para cumplir con los requisitos cambiantes
  • Escala constantemente para mantenerlo en cumplimiento.

VMware vSAN: es la solución de almacenamiento definido por software de VMware, creada desde cero para máquinas virtuales de vSphere. Abstrae y agrega discos conectados localmente en un clúster de vSphere para crear una solución de almacenamiento que se puede aprovisionar y administrar desde vCenter y vSphere Web Client.

vSAN es un hipervisor convergente, es decir, el almacenamiento y la computación para las máquinas virtuales se entregan desde la misma plataforma de servidor x86 que ejecuta el hipervisor aprovechando funcionalidades como vMotion, HA, DRS, etc.

El aprovisionamiento de almacenamiento de las VM y la gestión diaria de los SLA de almacenamiento se pueden controlar a través de políticas a nivel de VM que se pueden configurar y modificar en el momento de la creación de estas o después. vSAN ofrece funciones, escalabilidad y rendimiento de un almacenamiento Enterprise, lo que la convierte en la plataforma de almacenamiento ideal para máquinas virtuales.

Beneficios Claves de vSAN:

  • Almacenamiento de tipo empresarial integrado en el hipervisor
  • Almacenamiento en un solo almacén de datos compartido en todo el clúster
  • Fácilmente escalable
  • Administrado a través de políticas de almacenamiento desde vCenter
  • Ejecute aplicaciones empresariales y nativas de la nube de próxima generación.

Principales casos de uso de vSAN:

  • Aplicaciones de producción y de misión crítica de nivel 1
  • Inteligencia empresarial y análisis
  • Aplicaciones en contenedores
  • Aprendizaje automático
  • VDI
  • Clústeres de gestión
  • DR
  • Desarrollo/pruebas
  • El rendimiento robusto y la confiabilidad lo hacen ideal para aplicaciones exigentes
  • Las integraciones de Kubernetes hacen de vSAN una plataforma ideal para administrar máquinas virtuales y contenedores.

Los clientes que han implementado vSAN afirman disfrutar de una serie de ventajas, entre las que se incluyen un alto rendimiento, escalabilidad, nube híbrida y seguridad.

Durante este articulo estuvimos hablando en especifico de VSAN, ya que por respecto a los lectores es mejor precisar sobre un tema concreto de su interés, pero en otros artículos explicamos NSX los invitos a revisarlo a través del siguiente enlace.

Otros artículos Increíbles

Comparte este artículo a la vCommunity VMware para que la información pueda ayudar a otros colegas:

LinkedIn

Otros artículos que pueden interesarte

VMware Horizon 8

El modelo de trabajo desde cualquier lugar es obligatorio hoy para empresas y empleados. VMware Horizon es una plataforma moderna para la entrega segura de

Leer más »